Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘soledad’

Suspiro

Suspiro

Al despertar temprano intento levantarme.

Salir ahí fuera y hacer… cualquier cosa.

Pero no puedo

Al despertar, un vacío dentro me lleva a ti

¿Cómo seria darme la vuelta y encontrarte allí?

¿Cómo seria sentir el calor de tu cuerpo bajo las sábanas?

Y ¿adentrarme en la tierna humedad de tus labios?

¿Y desfallecer de placer dentro de ti?

Algún día. Palabras tan improbables como el pensamiento real de la propia muerte.

Pero la muerte es segura.

Lo único seguro

Lo único a lo que cada día que me levanto me voy acercando

Y todo lo demás, vacío.

Read Full Post »

Parece que sólo se me acercan personas deformes y con mala suerte en la vida…

Me alegraba de poder ayudarles… pero yo también era un desastre que necesitaba a este tipo de gente para vivir… Pero… ya estoy cansada de ser el paño de lágrimas de todo el mundo… Pienso que se podrá mantener algún tipo de relación en la que se necesite de verdad a los demás, pero sin tener que depender unos de otros.

Yo… Fui hasta lo más lejos que pueden llegar las personas, pero allí no me esperaba ninguna respuesta… Para conseguir las respuestas, tenías que dejar de ser humano… Pero sólo con saber que se puede llegar hasta allí, tendrá que ser suficiente (…) aunque no fuera real… esté o no loca, esta convicción es inamovible. Yo… pase lo que pase ¡Estoy decidida!

.

El solar de los sueños

.

El solar de los sueños de Hideji Oda es un manga agradablemente perturbador.

Renei es una joven pintora que mantiene una relación con uno de sus profesores (casado y con una hija pequeña). A Renei el pasado, y en especial las muertes de su pasado, le acosa con una virulencia tal, que tan sólo ha logrado sobrevivir viajando al imaginario (o no) mundo de Kû. Allí se reencuentra con personas fallecidas: un amigo de la infancia, su hermanastro, y a una compañera de instituto que se suicidó, Kaya.

En el mundo de Kû viven otros seres peculiares, entre ellos Dios.

Renei les busca un sentido a la vida, a la existencia. Su arte, consiste no tanto en pintar como en rascar sobre una tela coloreada en negro, es extrañamente parecido a una sala del mundo de Kû donde –en teoría-, todas las respuestas serán reveladas. Pero ¿no se convierte el que conoce todas las respuestas en parte del misterio?

.

Estructurado en cuatro capítulos, El Solar de los Sueños, recorre el vacío adolescente, la terrible soledad del ser humano, el acoso escolar, el suicido, y el incesto con pinceladas de lolicon, todo ello enmarcado en un ambiente pesado y corrompido por el pasado. Donde se cuestiona, no sólo el sentido de la vida, sino también el poder del exceso de la imaginación como confrontación a la cruda realidad. ¿Es evadirse una salvación?

Según cuenta Hideji Oda en unas líneas finales, a modo de epílogo, la obra de Renei, se basa en la obra, real, de la pintora Yuko Kawada.

Read Full Post »


Los textos que escribo, los libros que leo, las películas que veo, la gente con la que me cruzo. Todo es vacío para mí.

A mi no me gusta conocer gente. No me gusta la gente. Soy antisocial. Creo que preferiría ser conocido. Mejor dicho, que mi obra fuera conocida. Porque no soy otra cosa que mi obra. Es lo que hay, soy lo que escribo. Y nada más.

Intenta darme una prueba de lo contrario, si puedes.

Yo estoy solo. No porque quiera, pues quisiera todo lo contrario -uno siempre desea lo que no puede tener-. Yo estoy solo porque me alejo de la gente. El 99,99% de las personas con las que he topado me incomodan; siento que me hacen perder el tiempo y no me aportan nada. Me distraen durante un rato, pero enseguida me hastío. Para estar a disgusto, no estoy.

Y no estoy nunca, ¿verdad?

Tampoco tengo amistades. Y si resulta que tengo, no quiero traicionarlas afirmando que lo son.

No suelo dar portazos, si te apetece acercarte, me encontrarás con los brazos abiertos; también lo estarán cuando decidas irte. No intentaré seguir a ningún conejo con chistera. La gente va y viene, mientras la vida se agota. Y la mía se agota más deprisa que la de los demás porque no hago nada con ella.

Dijo Marguerite Duras: “Mi vida empezó demasiado pronto a ser demasiado tarde”.

Ya está dicho, pues.

No existo sino escribo, y escribo por necesidad. Igual que respiro. Intentar no hacerlo supone grandes esfuerzos y dolorosas consecuencias.

Quiero que me lean.

No que finjan leerme para intentar conocerme. Creen que hay un misterio donde no lo hay, buscan cruzar mis textos para llegar a mí. Pero cuando cruzas mis textos, al otro lado, no hay nada. No hay un mago detrás de las cortinas, sólo hay la cortina roja sangre en una habitación de atmósfera asfixiante. Y un enano que habla al revés.

Las palabras solo son combinaciones de letras. En una cucharada de sopa de letras leo amor, y leo asco, y leo kxjw, que como tantas otras combinaciones de letras, no significan nada.

Read Full Post »

D�as de vino y rosas

“El amor es lo único que te aleja de la soledad, y yo no lo he tenido”

Días de vino y rosas
(Days of wine and roses) Blake Edwards -1962-

Read Full Post »

Yo empecé el curso ASI I con más motivación que Rock Lee en su momento álgido.Con la potencia con la que se eleva del suelo un cohete de la NASA. “Y te sientes tan fuerte que nada te puede tocar”.

El primer reactor cayó por las vacaciones de Navidad. En parte fui yo, en parte por el sistema educativo. Me di cuenta que imperaba, antes y siempre, la ley del mínimo esfuerzo, y que esa MERITOCRACIA utópica con la que sueño, es aún irreal.

El esfuerzo y el trabajo duro JAMÁS tienen el reconocimiento que se merecen.

Supongo que el segundo reactor se perdió durante ese verano, que me dediqué con cuerpo y alma al estudio de cosas que NADA tenían que ver con la informática. Me interesó la historia, la filosofía; leer mucho y ver muchas películas. Todo aquello “inútil” y por lo que no te darán jamás un “diploma”. Aquello por la que la gente te mirar como a un anormal.

ASI II, fue más titubeante. Pero el impulso del año anterior, me permitió pasar casi por “antecedentes” que por esfuerzos reales. La imagen que tenían de mí, provocaba una mezcla de envidia admiradora, y que el profesor puntuara con buenos ojos.

DAI II era como empezar de cero. El primer trimestre fue extraño, en algunas asignaturas me pasee como César por la Galia, y en otras, el varapalo (común, no sólo mío) fue de órdago.

No sé en qué momento se torció todo…

  • Quizás me he dado cuenta que la informática no me interesa nada.
  • Quizás estoy empezando a asumir que NADA me importa en absoluto excepto escribir.(Algo que tampoco hago tanto como creo que debería).

El caso es que hay que entregar un proyecto final. Seria mentira decir que no le he dedicado horas, quizás tantas como él que más. Pero han sido completamente improductivas.

Hago los mismos diagramas una y otra vez, y no ya por perfeccionismo, sino por una mezcla de ignorancia e indiferencia. El CRESI es un lastre.

“Un poco más” me digo. “Un último esfuerzo”.

Pero soy capaz de pasarme horas enteras sin avanzar nada… Y curiosamente (y alarmantemente) no me provoca ninguna reacción.

Como si no fuera conmigo.

No tengo con esta catástrofe que se avecina, la impresión haber echado a perder este año, o “mi vida”; seguramente porqué a lo largo de mi existencia, ya he tirado cursos y años inútiles por la borda.

El error es otro. El error es que si tuviera la misma confianza en mí mismo, en mi talento escritoril, que algunas personas que me importan, sería lo suficientemente valiente para barrerlo todo y centrarme únicamente en escribir.

  • Aunque nadie me leyese.
  • Aunque nunca publicara un solo texto.
  • Aunque me muriera de hambre y fuese incapaz de “ganarme la vida”

¿Qué importancia tiene eso? La gente, el dinero, la vida…. ¿Qué importa eso?

Escribir, mi obra,… eso es lo único que en verdad “he venido a hacer”

¿Entonces?

No hay otro remedio que reconocer la propia cobardía. Y eso sí, que me resulta doloroso.

Leo Bennacker
(Confesiones ante el abismo)

Read Full Post »