Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘reflexiones’

Pyongyang editorial Astiberri

Por motivos labores Guy Delisle hace una larga estancia en la hermética Corea del Norte. Sus impresiones, de gran valor documental, toman forma en la novela grafica PYONGYANG.

Pyongyang es la capital de Corea del Norte, un país prácticamente cerrado al mundo. Bajo un régimen dictatorial creado por Kim Il-Sung (1912-1991) y continuado por su hijo Kim Jong-Il, Corea del Norte vive en una constante paranoia bélica, sazonado por un delirante culto al líder (los dos líderes, que acaban por ser uno, ya que el padre de la patria sigue apareciendo en la televisión como si aún estuviera vivo).

Kim Il-Sung & Kim Jong-Il

PYONGYANG es una obra imprescindible para acercarse a Corea del Norte. Para descubrir cosas absolutamente esperpénticas y caóticas. La obra son las experiencias en primera persona del autor, que nos documenta agradablemente, permitiendo asistir con él al estupor del choque cultural, que provoca un régimen único en el mundo.

El autor logra además, con suma facilidad, poner de manifiesto lo cómico (y dramático) de la situación. Algunos detalles:

El visitante, si logra los permisos necesarios para entrar, debe –al llegar- hacer una ofrenda a una estatua de bronce de 22 metros del líder. Radios y teléfonos móviles son requisados en el aeropuerto. El visitante sólo puede elegir en tres hoteles, edificados los tres en una islita alejada del resto del país y permanentemente vigilada. El visitante tampoco puede moverse por fuera del hotel sin un guía (ex militar, que le vigila constantemente).

guia traductor y turista capitalita

Las visitas organizadas son a lugares tan imposibles como el Palacio de las Amistades, un museo excavado bajo la montaña (para resistir ataque nuclear) y que contiene los 211.668 regalos que dignatarios del mundo han hecho al líder. Y donde hay desde televisores de plasma a despertadores, de vagones blindados a animales disecados. A tan particular museo se llega por una autopista de cuatro carrilles por donde apenas se ve un coche (las autopistas serán usadas como pistas para los aviones en caso de ataque). Unas autopistas por las que se puede ver a ciudadanos, voluntarios según el guía, barriendo el asfalto, o cortando el césped con una hoz.

En cada habitación de cada casa de cada ciudad de todo el país, hay la fotografía del líder y su hijo (retocados los dos para llegar a parecerse), por las calles hay imágenes, estatuas, y eslóganes de ánimo para la población. Esas efigies del líder serán lo único iluminados de noche (no hay farolas, ni luces en las casas, ni apenas nada de eléctrico funciona con regularidad).

Pyongyang sospechosos habituales

¿Cuál de estos ciudadanos es un espía de la capitalista Corea del Sur?

El nº6 porque no lleva el pin con la foto del líder.

.

“Todos los norcoreanos nacemos fuertes, inteligentes y saludables” responde mecánicamente el guía cuando el autor le pregunta por qué no ha visto ni a un invalido o enfermo, en todo el tiempo que lleva en el país.

.

Guy Delisle y su trabajo en Corea:

Guy Delisle

Corea (y otros países asiáticos) son lugares donde se complementan películas de dibujos animados europeas y americanas. El país creador, en este caso Francia, manda a Corea las imágenes clave de la animación, y en Corea (donde el proceso sale muchísimo más barato) se realizan intercalaciones, decorados, etc.

Si un cómic puede darnos algo más que entretenimiento, sin duda PYONGYANG estaría entre los que casi son documentales. Una obra que acerca una realidad, que ojalá sólo fuera ficción, y que a menudo es inaccesible para los periodistas o realizadores de documentales. Imprescindible.

.

Para conocer más:

Jon Sistiaga realizó un documental sobre Corea del Norte, titulado: Amarás al líder sobre todas las cosas. Extremadamente interesante también.

.

.

Anuncios

Read Full Post »

En el mundo ocurren hechos tan asombroso que parecen sacados de las páginas de curiosidades de un libro de historia.

Por ejemplo el Ruhnama

El Ruhnama es un libro, en Turkmenistán: EL LIBRO

.

.

Turkmenistán: una de las repúblicas independientes de la U.R.S.S, frontera con Irán y Afganistán.

Mapa Turkeministán

Historia, sociedad, cultura, política, datos y cifras:

http://es.wikipedia.org/wiki/Turkmenistán

.

El presidente del país, desde la independencia hasta 21 de diciembre de 2006 (fecha de su fallecimiento) era Saparmurat Niyazov. Megalómano, excéntrico y autoproclamado “Turkmenbashi” (líder de todos los turcomanos). Y autor del libro Ruhnama (libro del alma).

Niyazov libros Ruhnama

El Ruhnama es un libro de propaganda gubernamental, mezcla de conceptos políticos, poéticos y dictámenes morales, y alabanzas al propio libro. Es de lectura obligatoria en las escuelas. Tema de examen en institutos y universidades, y hasta imprescindible para sacarse el carné de conducir.

Para intentar comprender la importancia del libro (y la subyugación de la población a él) una imagen: una estatua del libro en una plaza pública.

Ruhnama libro gigante

Esta mole de acero recubierta y pintada, se despliega como un libro, y mientras en una de sus “páginas” interiores hay citas del Ruhnama, en la otra se proyecta un audiovisual de alabanza al libro y al autor.

.

Hasta aquí, esta historia podría parecer folklórica. Pero la realidad es más sombría.

Saparmurat Niyazov fue un líder autoritario, déspota, y dictatorial que imprimió en el país un culto a su persona (son numerosas las estatuas de oro dedicadas a su persona).

Aunque Turkmenistán es rico en gas y petróleo, la mayor parte de la población está por debajo la pobreza. La libertad de expresión brilla por su ausencia (hasta hace unos meses Internet estaba prohibido), y la libertad individual estaba recortada (hasta el punto de estar prohibidas las barbas o que los hombres llevasen el pelo largo).

La ópera, el ballet, el circo y las salas de concierto están prohibidos por decreto, y desde el 2005 está prohibido cantar en playback.

Estatua Niyazov oro

.

Saparmurat Niyazov también renombró (con su nombre, o el título de su libro) edificios, aeropuertos, pueblos, o un par de meses del calendario. Hasta mandó construir un zoo con pingüinos (en medio del desierto).

Arco de Neutralidad Turkmenistán

El Arco de la Neutralidad, el edificio más alto de la capital, Asgabat, está coronada por una estatua de oro del “Turkmenbashi”, y contiene un complejo mecanismo que la hace girar siguiendo al sol (para que su rostro nunca quede en la sombra).

Este peculiar personaje obtuvo reconocimiento mundial (a él, a su libro, a su política) gracias a un extraño acuerdo tácito. Numerosas empresas anhelaban las riquezas naturales del país, pero el hermetismo nacional de Turkmenistán les frenaba. Hasta que un empresario turco le ofreció al “Turkmenbashi” traducir su obra al turco (pagar los gastos de la traducción y promocionar y publicitar su libro). Puede parece una idea absurda, pero desde ese momento decenas de grandes –enormes- empresas de la vieja Europa y de Estados Unidos optaron por hacerle la pelota del mismo modo. Y lo lograron.

.

Turkmeno, turco, ruso, e inglés son los idiomas en las que cualquiera puede leer tan peculiar obra.

La versión en inglés: http://ruhnama.info/ruhnama-en/index.htm

Actualmente el Ruhnama está traducido a decenas de otros idiomas, incluso pulula un ejemplar por el espacio en un cohete en órbita ruso. Los beneficios para las empresas son enormes, y los nombres de esas empresas y el “interés” que sus países aparentemente tienen por el libro, le permite a la maquinaria de propaganda del gobierno, perpetuarse y legitimar su dictadura.

Desde el fallecimiento de Saparmurat Niyazov, el presidente de Turkmenistán es Kurbanguly Berdymukhamedov que sigue la misma línea de su predecesor, sigue venerando el Ruhnama, e incluso, físicamente, se parece a Niyazov.

.

Read Full Post »

El documental Schwestern im Leben (Germanes en la vida / Hermanas en la vida) es peculiar: Reúne a tres actrices escandinavas, conocidas, amigas entre sí y compañeras de rodaje en más de una ocasión.

Liv Ullman http://us.imdb.com/name/nm0880521/

Bibi Andersson http://us.imdb.com/name/nm0000761/

Ghita Norby http://us.imdb.com/name/nm0639152/

Liv Ullman / Bibi Andersson / Ghita Norby

.

Bajo una ventada peligrosa, las tres mujeres ponen sobre la mesa de madera de una casita cerca del mar, recuerdos de su vida: fotografías de su juventud, de sus padres, y reflexionan –aparentemente con absoluta sinceridad y ajenas a la cámara- acerca de sus vidas, sus ilusiones de juventud, sus filmografías,…

Pasean por el puerto, deambulan por la casa, o van a comprar cuatro cosas para preparar una cena de circunstancias, y hablan de los tabú de su juventud y el sexo, cómo ha evolucionado su creencia en el amor, y sus puntos de vista respecto a la muerte.

El cineasta sueco Ingmar Bergman, seria el cuarto personaje del documental. No aparece, pero se le menciona con frecuencia (imposible no hacerlo teniendo en cuenta su presencia en el cine escandinavo y las relaciones personales y profesionales que el de Uppsala tuvo con las actrices).

Este no es un documental que cotilleé en la vida de las actrices. Ni aporta secretos del rodaje de las películas que las hicieron populares. Son las impresiones de tres mujeres maduras que han dedicado su vida al arte del cine, que comparten similitudes de origen, de intereses profesionales y diferentes métodos ante la cámara. Es un documental de tres amigas.

Hermanas en la vida

Schwestern im Leben

http://us.imdb.com/title/tt0967544/

Read Full Post »

Esta anécdota ya la he contado varias veces:

Yo iba a un peluquero parlanchín que al enterarse que escribía (agh) le dio por interesarse por mi “obra”. Es difícil hablar de lo que escribo, hasta el punto que creo que al hacerlo, lo desmerezco. El caso es que, con las tijeras tras mis orejas, ese buen hombre me expuso su teoría acerca de las historias. (Relatos, novelas, películas,… en el fondo son todo historias).

Una buena historia, debe tener una introducción, un nudo y un desenlace”.

Este esquema clásico, me pareció cruel. Un molde para el que la mayoría de mis “cosas”, era extraño. Si aquello era lo bueno, lo mío era ¿malo? Decidí cambiar de peluquero.

El teatro suele tener este esquema. Shakespeare (escoged la que queráis) tiene este esquema. Y luego está Strindberg. Eso no tiene final… no hay final al caer el telón. Cae porque tiene que caer, pero la cosa, la historia, podría seguir (y sigue, aunque no la veamos). Todo el mundo conoce Shakespeare, aunque no lo hayan leído nunca. Hasta hace dos meses no tenía ni idea de quien demonios era Strindberg. Quizás no significa nada… o quizás sí.

Hace poco colgué por ahí un texto que me parece ingenioso y bueno. Era de uno de mis temas recurrentes: el asesino cotidiano. Un ser humano de lo más normal y corriente, que comete atroces actos. El texto arrancaba con el abuso del cuerpo de una chica (a la que acababa de matar), y enseguida saltaba a su vida conyugal, una vida de pareja compenetrada y feliz. Incluso me permití un chiste macabro.

Es bien cierto que cada lector lee su propio libro, su propia historia. Y que muchas veces no tiene mucho que ver con lo que el autor escribe (y ya no digamos con lo que el autor tiene en la cabeza).

Las reacciones a mi texto fueron de lo más dispares. Algunas realmente asombrosas. Alguien me comentó incluso que le parecía original la charla con el bebé. ¿Qué bebé? Ò_Ó

Ni por temas, ni por estructura narrativa, lo que escribo será nunca demasiado popular. Melusina decía que yo siempre buscaba temas escabrosos y truculentos, y que eso apartaba a “la masa” de lectores. Y Darthpitufina sigue manteniendo que para mucha gente “la muerte” es un tema tabú, incluso en relatos de poca monta. Un editor soltó en una entrevista: “El recuerda que vas a morir, no vende”. Pues estamos apañados.

Estas dificultades (aparte de las neuras propias), me llevan a menudo a la sensación de incomprensión. Y más aún, en si debería esforzarme en intentar hacer entender mis cosas. Es decir: explicarlas. Si mis textos son juegos de magia, explicarme sobre ellos equivaldría a enseñar el truco. Pero si el único fin de escribir es salirse de uno mismo y encontrar comprensión, ¿qué futuro espera, si el mensaje recibido por el lector es erróneo?

Como siempre, en caso de dudas, acudo a mis Maestros.

Kubrick jamás daba ruedas de prensa para hablar de sus películas: “Lo que tengo que decir sobre la película, está en la película.” Algo semejante decía Sir Alfred, cuando un actor le preguntaba acerca de su personaje: “Lo que tiene que saber está en el guión”. ¿Y la motivación?, preguntaba el actor, a lo que el ingenioso Hitchcock le respondía: “la motivación debe buscarla en su sueldo”.

Quizás fuera Goethe que decía: “Hablar sobre escribir, es no escribir. La gente que escribe no tiene tiempo para hablar de lo que va a escribir o de lo que ha escrito, está escribiendo.”

Touché

Read Full Post »

Dominion Tank Police

DOMINION TANK POLICE, la más popular de las obras del mangaka Masamune Shirow, es un clásico que conviene leer (y ver su anime) de vez en cuando.

En un futuro no muy lejano, en New Port City, la policía recurre a una unidad con tanques (la TANK POLICE) para intentar atrapar a un ¿peligroso? terrorista: Buaku.

La novata y temperamental Leona Ozaki y su compañero Al, pilotan el pequeño Bonaparte, un tanque-oruga (¡capaz de subir paredes verticales!) en alocadas y destructivas persecuciones de las gemelas Annapuma y Unipuma, las cyborg-neko-putones del malo Buaku.

Al se siente atraído por Leona, pero la chica sólo ojos para su amor: su tanque.

Forman la Sección 3 de la TANK POLICE: Un jefe que siempre grita, un teniente machote (Charles Brenten) incapaz de pasar a ordenador un informe, un capellán de armas tomar, una secretaria guapa… la TANK POLICE es una unidad más cerca de LOCA ACADEMIA DE POLICIA que de CANCIÓN TRISTE DE HILL STREET.

.

Shirow (creador de APPLESEED, ORION) plasma en esa obra dos de sus recursos usuales: el protagonismo femenino y un detallado conocimiento armamentístico. El humor, a menudo absurdo y delirante, es otro elemento destacado. Un humor que engulle casi la totalidad de la seriedad del guión (del que sobreviven algunas reflexiones políticas y ecológicas).

Una seriedad, profunda e iluminadora, que el autor es capaz de elevar hasta estratos filosóficos-existenciales equiparables a las obras de Camus o Bergman, en la descomunal: GHOST IN THE SHELL

.

Read Full Post »

El Caminante

La obra de Jiro Taniguchi El Caminante no es un manga corriente.

No narra, ni cuenta, sino que muestra a un personaje, del que verbalmente no sabremos ni el nombre, paseando.

Son diecisiete historias, diecisiete paseos que el caminante hace por su barrio. No hay un guión, no hay una trama que se presente, se complique y se resuelva; por no haber, apenas hay diálogos. Hay onomatopeyas, sonidos o ruidos que el caminante oye, y nosotros con él, durante sus apacibles paseos.

Salir a pasear, sin destino, sólo para descubrir dónde lleva esa callejuela, o ir, por el camino más largo, a una librería o al videoclub. Y por el camino, disfrutar del prado en primavera, contemplar a los niños jugar al fútbol en el parque, a las chicas cuchichear en un banco, a parejas cruzar en barca el lago, y oír a los pájaros o cruzarse con un gato silencioso. Y parar a comprar unos caramelos sólo porque nos apetece comerlos, o un juguete (aunque ya no tengamos la edad), o una tarta. Y volver a casa y que nos sorprenda una llovizna, o un sol de justicia.

Cómplice de sus paseos, Nieve, un perro abandonado que el Caminante y su compañera adoptan.

Pese a la aparente vacío de semejante historia, a mi me ha llenado, casi diría que me ha conmovido su simplicidad y su apacibilidad. ¿Quizás por qué yo también salgo a caminar sin objetivo ni destino?

El caminante árbol

“El camino largo” es quizás mi paseo favorito. En él, el Caminante conoce –sin mediar palabra alguna- a un caminante como él. Se crea una simpática competición de adelantamientos. El extraño cruza antes que pase un tren, y a nuestro Caminante se le corta el camino. Cuando el tren ha pasado, su “rival” le espera al otro lado de la vía, y sin mediar palabra siguen “jugando” a seguirse, hasta que el camino hasta la cima da lugar a un bello paisaje, entonces, los dos desconocidos andan juntos, y disfrutan de una compañía y un silencio mutuos.

Read Full Post »

Soy un tipo de rutinas. Cuando voy a echar gasolina al coche, me detengo siempre en el mismo surtidor, y desde que me hice con la tarjeta de puntos Club CEPSA –hará un par de años ya- voy, casi exclusivamente, a la misma estación de servicio.

Cepsa

La estación está situada a la entrada de Tordera, en la nacional II.

Hace unas semanas, al detenerme frente al surtidor, marcar la cantidad y sacar el dispensador, una voz celestial me advirtió que ese surtidor funcionaba ahora en modo “prepago”. Antes de llenar, paga.

Es un estilo de autoservicio que funciona en muchas otras gasolineras, así la gente no se va sin pagar.

Fue una pequeña revolución en mis hábitos, pero me conformé.

Ayer fui a llenar el depósito del Peugeot 205 de color rojo (es el vehículo que me ha sido asignado, desde que mi padre conduce exclusivamente su rimbombante 4×4 (la marca del 4×4 es el nombre de la asistenta y confidente de Madame Butterfly –consulta Google en caso de curiosidad-). Había bastante gente alimentando sus vehículos. Me situé en “mi” surtidor, justo detrás de un vehículo marca Audi A4

(nota: a mi los coches y sus marcas no me interesan, me resbala el tema, pero para exponer lo que pretendo, debo haceros partícipes de los detalles técnicos).

El buen hombre del Audi A4 azul oscuro, estaba llenando ya. Mientras el tipo mantenía la manguera enchufada al vehículo yo rebusque el dinero y la dichosa tarjeta de puntos –que se presenta al pagar, y por la que acumulas puntos a cambiar por idioteces-. El hombre estuvo un buen rato. Luego, colgó el dispensador, y se fue hacia dentro a pagar.

¿A pagar?

– Vaya –recuerdo que me dije-, han quitado el modo de prepago.

El tipo del Audi A4 salió, se metió en su vehículo, arrancó y se fue. Avancé con mi Peugeot 205. Me detuve. Baje. Abrí el tapón. Marqué la cantidad. Saqué el dispensador y…

– Este surtidor está en modo prepago. Pase por caja primero…

Me dirigí a la caja con la mosca tras la oreja. Me olía lo que pasaba pero no quería pensarlo.

– Así que ahora es de prepago –dije

– Sí. Así la gente no se va…

– A veces es de prepago y a veces no –apunté, mirándolo a los ojos.

– El 1 y el 3 son de prepago, son los que quedan más lejos de la caja…

– Pues yo siempre voy al 1, costumbre…

Y entonces, el tipo se traicionó.

– A veces lo abrimos, si vemos… si conocemos…

¿Hace más de tres años que vengo, mínimo una vez a la semana, y no me conoces, carcamal?

Por abrir, es evidente, se refiere a que –desde la caja- pueden bloquear o desbloquear el prepago del surtidor.

Y la conclusión es que si llegas con un coche de gama alta, por ejemplo un Audi A4 y vistes traje y corbata, encuentras el surtidor dispuesto a servirte.

Si llegas con un Peugeot 205 cubierto de polvo (hace tiempo que no llueve, y yo ahorro agua) te encuentras el mismo surtidor en prepago.

Bueno es saberlo, ¿no?

El tipo se dio cuenta de lo que estaba pensado, y me regalo un bolígrafo de publicidad. Por orgullo debí rechazarlo, pero mi tendencia con el caballo regalado es no mirarle el dentado, así que me lo “embolsillé”.

Pero me sentí Lisa Simpson.

Me refiero al episodio en que una nueva alumna llega al colegio, es tan inteligente –o más- que ella, lo que las convierte en rivales. Cuando Lisa Simpson visita su familia, y el padre le propone jugar a los palíndromos. Lisa resuelve uno simple, y el padre le dice:

– Mira, ¿quieres esta pelota? La puedes hacer botar.

– ¿Quiere un bolígrafo de publicidad?

¬_¬

Read Full Post »

Older Posts »