Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘nazismo’

Una de las mejores novelas históricas acerca de la II Guerra Mundial es un cómic.

Se titula ADOLF (Adolf ni tsugu) y es una obra del mangaka japonés Osamu Tezuka.

Adolf 5tomos

ADOLF es la historia de tres personajes llamados Adolf: el Führer, y dos amigos japoneses (uno de padres judíos y el otro hijo de un diplomático nacionalsocialista y una japonesa). La trama gira alrededor de unos documentos sobre el origen no ario de Hitler, sobre su búsqueda y sobre su ocultación. Sobre las fuerzas en conflicto que desencadenan y en las que quedan aprisionados estos tres Adolfs. Otros aspectos son la amistad, la traición, el deseo, la venganza, la humanidad (o no) del ser humano, y la tenaz voluntad de los seres justos en un mundo injusto.

Con un arranque propio de las películas de espías de Hitchcock, y con un despliegue de personajes y tramas secundarias propias de las novelas rusas del siglo XIX, ADOLF es –simplemente- una obra maestra.

Adolf Tezuka page

Con sus 5 tomos, y sus 36 capítulos, ADOLF compone un intenso recorrido histórico desde los juegos olímpicos de Berlín hasta la confrontación entre palestinos y judíos en el estado de Israel. Es cierto que contiene algún error histórico (y alguna que otra licencia narrativa) pero ofrece una intensa e histórica visión del fenómeno totalitario que en el siglo XX convulsionó al mundo. La obra ofrece, además, un visión no “europeizada” del nazismo. Tezuka da una visión japonesa de un conflicto que tuvo repercusiones mundiales, y en el que el imperialismo japonés tuvo un importante papel (y a menudo es ensombrecido por las acciones de la Alemania totalitaria).

Read Full Post »

auschwitz_comic

Cuando Roberto Benigni rodó LA VIDA ES BELLA se suscitó una polémica: ¿Es lícito hacer ficción acerca del Holocausto? ¿O tan sólo el documental, serio y riguroso, debe alumbrar esas vicisitudes de nuestra historia reciente?

El cómic AUSCHWITZ, de Pascal Croci, es una obra de ficción basada en hechos reales. Reales, hasta cierto punto.

El propio autor revisa en un epílogo algunas de las licencias que se permitió (en el cómic el recuento de prisioneros es nominal, se les llama; en el Auschwitz real, el recuento era sólo numeral. El gorro del uniforme de prisionero no es el real, una carta de un superviviente se lo hace saber al autor).

Pascal Croci habló con diferentes supervivientes de los campos de exterminio para la preparación de esta obra. También cita en su bibliografía, entre otras fuentes, el documental SHOAH (de Claude Lanzmann) y la película de Spielberg LA LISTA DE SCHINDLER. Cualquiera que haya visto la película reconocerá planos en las viñetas del cómic (el niño que ve pasar el tren y hace el gesto del degüelle es la más obvia).

auschwitz_comic

Aunque el autor marca el período histórico de su cómic, y en ella retrata una pequeña línea del tiempo del Auschwitz verdadero, la obra está aliñada por otras escenas y personajes atemporales, pero “tópicas” (si se puede usar semejante adjetivo). El nazi malo, el nazi menos malo, el judío que cree que el campo tan sólo es algo temporal, el que niega a creer en los crematorios, pese a ver y respirar el humo.

Una de las quejas al dibujo, de un acertado gris frío y con el horizonte difuminado, es los rostros de los personajes. En este cómic los prisioneros judíos y los guardas nazis se diferencian entre sí por el vestuario. Nada más. Hasta hay momentos que uno se pregunta si el autor no usó sólo cuatro o cinco rostros, a modo de plantilla, y los fue repitiendo en todas las caras de los personajes. Los ojos en especial, parecen los mismos para todos.

auschwitz_comic

El cómic abre y cierra en 1993, en la Yugoslavia en guerra. Una buena bofetada a todos los que ven el genocidio como algo lejano, nazi, de la segunda guerra mundial.

Existió un genocidio en 1993, en esa misma Europa que parafraseaba: “El que no recuerda la historia, está condenado a volver a repetirla“.

.

.

Read Full Post »

MAUS

Maus

Una de las superarmas tanteadas por los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial fue un supertanque llamado, irónicamente, MAUS (ratón). Era un proyecto del Sr. Porsche.

Pesaba 188 toneladas. Medía 10 metros de largo, por 3,67 de ancho, y 3,63 de alto. Su tripulación era de seis personas. Y tenía un blindaje que en algunas zonas llegaba a los 25 centímetros de grosor (ninguna arma de la infantería enemiga podía dañarle).

Tal mole era movida con un motor Daimler-Mercedes Benz MB 509 de 1080 cv, y 12 cilindros.

Llegaba a la velocidad máxima de… 13 Km/h.

¬.¬


Tanque MAUS

“Vamos a pintar el tanque, no es ningún farol…”

Adolf quería unas 150 unidades, y se trabajaba en proyectos paralelos, como el MAUS II, el E100, o una mole de 1500 toneladas de peso (el P1500); prototipos aparte, de MAUS sólo se fabricó una unidad.

Como arma de ataque era un pedrusco imposible de mover. Aparte de la apabullante velocidad punta, su autonomía llegaba tan sólo a los 160 km (en carretera, y sólo 60 km campo a través). Los puentes no soportaban su peso, y si se averiaba se hubieran necesitado dos más para moverlo.

Como arma de defensa, era tan grande y tan lento, que los aviones enemigos se hubiesen cebado con él.

Read Full Post »

Adolf Hitler

La revista de divulgación SÀPIENS ha sacado un especial con un librito titulado El informe Hitler. Según dice, procede de material desclasificado por los archivos nacionales de Estados Unidos, y surge de la información que Ernts Hanfstaengl, conocido como el Dr. Sedgwick, realizó de una serie de comandantes y jerarcas nazis. El más popular, el del propio Führer. Hanfstaengl formó parte del círculo cercano a Hitler durante los años veinte y los inicios de los treinta.

El informe, muy esquemático, nos describe aspectos personales (educación, dieta, horarios, aficiones,…), psicológicos (sus modelos de auto identificación –Jesucristo, Cromwell, Federico el Grande, Blücher, Napoleón,…-), y “profesionales” (técnicas de oratoria) de uno de los personajes más relevantes del siglo XX.

Es una lectura peculiar y curiosa, no exenta de lucidez:

La mayoría de lectores sólo se leen a ellos mismos en los libros; esto explica, en parte, porque los libros más profundos y brillantes tienen tan poca influencia en la masa de lectores.

Un eslogan da a la multitud irreflexiva no sólo el material para una idea, sino también la placentera ilusión que piensa por ella misma.

Y frases del propio Hitler tan expresivas como esta:

“No se preocupe por mi bigote. Si no está de moda ahora, se pondrá de moda pronto porque yo lo llevo”

Read Full Post »