Feeds:
Entradas
Comentarios

Uzumaki

Uzumaki (espiral en japonés) no tiene nada que ver con la familia de Naruto. Es un manga de terror, de terror japonés.

En el pueblo marítimo de Kurouzu, donde vive Kirie Goshima, empiezan a suceder fenómenos extraños. Algunos habitantes se obsesionan con las enigmáticas y atrayentes formas de las espirales.

Se obsesionan hasta convertir su cuerpo en espirales. Otros hacen todo lo contrario: quieren extirpar de sus cuerpos toda forma espiral. Y otros, sin querer ni una cosa ni otra, acaban fundiéndose en una espiral.

Cariño, ¿te hace un cunilinguis?

El amigo-novio de Kirie, Shuichi, dice, desde el primer episodio, que el pueblo está maldito. Y pese a la evidencia, nadie le hace caso. Y cuando por fin proponen huir por piernas del pueblo, la situación es ya demencial: un estado de anarquía inhumana más propia de un mundo apocalíptico.

Una situación que, como en una espiral, no hay más salida que seguir dando vueltas hacia el centro infinito. Abajo, siempre más abajo en la condición humana.

.

.

La historia central se complemente con episodios satélites, a cada cuál más truculento: el faro del pueblo, los caracoles, el ojo del tornado, y las embarazadas,… hilos narrativos complementarios que esculpen imágenes de pesadilla en la memoria del lector.

Sangre, mi tesoro…

Hay que avisarlo: UZUMAKI planta ante los ojos imágenes espantosas. De delirio y de pesadilla. Escenas desagradables y morbosas, truculentas y sórdidas. ¡Una autentica maravilla!

Recordad dónde hemos aparcado: encima de un niño

Pese a la historia, pese las imágenes que uno quisiera olvidar pero que permanecerán en la memoria mucho tiempo (yo desde luego me mantendré todo lo alejado que pueda de los caracoles), UZUMAKI es un manga de dibujo elegante, agradable (Kirie es muy agradable de ver) y de gran calidad. Ingenioso, atrevido y original como pocos.

Es lo primero que veo/leo de Junji Ito pero lo anoto con ansias de descubrir más.

Junji Ito, un mangaka que no se debe perder de vista

De UZUMAKI hay una adaptación al cine, del director Higuchinsky con guión de Kengo Kaji. http://www.filmaffinity.com/es/film189111.html

.

.

FICHA_________

  • Título: UZUMAKI
  • Autor: Junji Ito
  • Editado: Biblioteca Pachinco (Planeta-DeAgostini)
  • Volúmenes: 6
  • Precio: 4,95 €.
  • .

Anuncios

Mónica López quiere ser La 1

La meteoróloga de TV3, Mónica López, ha “fichado” por La 1. Relevará a José Antonio Maldonado como jefe del departamento de meteorología de los informativos de TVE.

Mónica López, maja que es ella con sus mapas y sus cosas

.

.

La ambición castaña

Mónica López trabajaba para el departamento meteorológico de TV3.

En el año 2.003 empezó a aparecer, seria y algo maquinal, en el espacio meteorológico de los fines de semana. Luego, “rotaba” con sus compañeros masculinos en el informativo de la noche (El Temps, el espacio más visto de los informativos).

Aunque el espacio El Temps se ha hecho cada vez más extenso y más barroco (fotos mandadas por los espectadores, conexión con las cámaras repartidas por el territorio, el maravilloso radar de Vallirana –también disponible en tu móvil-, etc…), todo este espacio era chico para Mónica.

Y en el 2004, saltó como colaboradora al magazín mañanero de Josep Cuní (Bon dia Catalunya). Allí, tertuliando sobre diversos temas, vimos una Mónica algo más suelta, incluso se la vio sonreír alguna vez.

Al año siguiente se animó con un libro de citas y refranes sobre el tiempo (Si no plou, plourà)

Y como Mónica es muy apañada, se lanzó a presentar las Campanadas de Fin de Año en TV3, con su “jefe”, el también meteorólogo Tomàs Molina.

Más curiosidades e imágenes personales en un blog realizado por unos fans:

http://ladonadeltemps.blogspot.com/

.

Y ahora, tras una lacrimosa despedida de sus compis en el magazín matutino, se ha marchado a TVE

Relevo: Mónica López entra por José Antonio Maldonado

.

Hombres y mujeres del tiempo: gente peculiar

Antes, el prototipo de meteorólogo era un señor serio, algo apergaminado, que movía un bolígrafo (antaño una varilla) por encima de un mapa en dos dimensiones poblado de soles, y que pronunciaba palabras como: marejadilla y marejada.

Justo como José Antonio Maldonado.

Maldonado llevaba más de veinte años en el equipo de la información meteorológica de TVE. Pero éste tipo de meteorólogo ha pasado a la historia (junto con esos mapas anticuados que aún usan en TVE; mapas en que se intuyen países que ya no existen: como Yugoslavia, Checoslovaquia, la U.R.S.S o la R.D.A).

Hoy, los chicos –especialmente los chicos- del tiempo te hacen monólogos y chistes –como el de La Sexta-, o se van a presentar Surpevivientes – el de Tele 5-, o se lanzan a hacer especiales sobre la vida en Marte –Tomàs Molina en TV3-.

Aún no hemos llegado al extremo de cierta cadena, creo que rusa, donde una presentadora (de informativos, pero también la chica del tiempo) hace un striptease mientras pronuncia: marejada-marejadilla (en ruso, claro).

Los tiempos están cambiando (y los hombres y mujeres del tiempo también).

.

.

.

Fuente de la noticia y las pics: http://www.rtve.es/FRONT_SALA_PRENSA/?go=eacaa4148f48af89730076a6669df2169fcb5b71e1aa29da6b3326aee96788b1ec318ca59b44737c01cf35273b6e3d73

.

.

Tener un amigo 4

Si vas paseando por la calle con un amigo, alguien se cae aparatosamente en medio de la acera, y ves que, instantáneamente, tu acompañante encoge y cambia de color hasta volverse translucido, no lo dudes, tu amigo es un cuatro. Y si además, por asociación mental, se recrea masocamente con alguna anécdota humillante de su infancia o juventud, es que se trata de un cuatro como la copa de un pinus.

Si Aquiles fuera cuatro, su talón sería la vergüenza. En pleno fragor de la batalla, en lugar de dispararle en el pie, podrían haberle dicho: “chato, que llevas la faldita levantada. Además, no te hace juego con las sandalias”. Y el aguerrido mozo habría caído fulminado al suelo mas rotundamente que si le hubiera aplastado el mismísimo caballo de Troya.

En la parte trasera del coche junto con “bebé a bordo” llevan una pegatina que dice: “Al loro, soy cuatro”, así que piensa detenidamente a qué “antro” los llevas cada vez que salgáis de juerga. Socialmente, they’re special. Inconscientemente creen que el mundo debe adaptarse a ellos en lugar de al revés. Buscan lo original, lo insólito, lo diferente. La gente corriente y moliente, “los pepis” les aburren.

Cuando se reúnen con un grupo heterogéneo y alguien suelta un chiste facilón, escatológico, sexista o de alguno de los variadísimos tipos de sal gruesa que existen, el cuatro será el único que, no solo no se reirá, sino que encogerá la nariz con repugnancia como si le hubieran echado encima 20 kilos de arena usada para gatos. Pero si, por el contrario, alguien hace algún juego de palabras absurdo o ingenioso que encaje con su particular visión del mundo, se estará partiendo sol@ la caja durante horas, días e incluso semanas para desconcierto general.

Ellos hablan bien, algunos asquerosamente bien incluso. Puede que suelten tacos ocasionalmente, pero no es muy habitual encontrar a un cuatro con los latiguillos e interjecciones varias de una Belén Esteban. No soportan la vulgaridad en ninguna de sus manifestaciones, se sienten refinados, con style. Necesitan encontrar cierta armonía estética en su microcosmos, sino, no solo no se sentirán a gusto, sino que se aburrirán soberanamente. Motivos más comunes de “depresión estética” de un cuatro: “odio mi ropa y mi pelo”, “Los colores de la casa de mi chic@ me dan grima”, “Como siga escuchando a Maná en el hilo musical de la oficina me ahorcaré con el ratón” “Dejaré de ver la tv hasta que desaparezca Aida” o “Muerte y destrucción al eau de Brummel del vecino del quinto”.

Uno de sus rasgos más admirables y desquiciantes al mismo tiempo, es que, a un cuatro es difícil mentirle u ocultarle algo importante. Si eres pudoroso y odias los stripteases emocionales, huye de ellos como alma que lleva el devil, porque son como James Stewart en La ventana indiscreta. Cuando te miran a los ojos, se asoman con descaro a las profundidades de tu alma y lo hacen sin permiso, cuando quieren y como les da la gana. Luego tienen la desfachatez de comunicarte lo que han encontrado o de echarte esa mirada condescendiente de “pobrín, si ya se lo que te pasa” antes de que abras la boca, dejándote siempre con sensación de déjà vu o con la frustrante sospecha de que ven o intuyen más cosas sobre ti que tú mismo.

No existe explicación a porqué la memoria cuatril no ha sido aún utilizada por el FBI, la CIA, INTERPOL o la NASA, porque son incapaces de olvidar ningún detallito por muy nimio, absurdo o insignificante que sea; especialmente si es algo que les ha herido o tocado las narices. Pueden haber pasado 5, 15 o 35 años desde que hiciste esperar 20 min a un cuatro a la entrada de un cine, que el será capaz de recordar, no solo la fecha exacta, sino el nivel de humedad del aire, la posición de saturno con venus, el numero de hijos que tenía Angelina Jolie, la cantidad exacta de pecas del cuello del tipo que tenia enfrente, el radio de las palomitas de colores e incluso el michelín inoportuno de la taquillera que se solidarizó con el.

Nunca intentes animar a un cuatro recordándole sus buenas cualidades, porque en todo lo no referente a su lado oscuro tienen “tunnel vision”. No importa que estén dotados de lo mejor de su naturaleza cuatril y puedan llegar a ser brillantes, ingeniosos, encantadores, solidarios, creativos o con un talento artístico más que notable, ellos sólo verán sus defectos y bloquearán todo lo demás. Intentar convencer a un cuatro pesimista es como jugar un partido de tenis contra las hermanas Williams. Te devuelve todos tus saques al cuadrado con fuerza, agilidad y contundencia, como si fuera una fuerza descontrolada de la naturaleza. Así que en ese inoportunísimo momento, lo único que puedes hacer es callar, tomar aire y reprimir los impulsos de ahogar con la red su cabezón.

La mayoría de la gente no lo sabe, pero las mayores cabezas de turco de la historia han sido cuatros, desde Harvey Lee Oswald hasta Isabel Pantoja. Y esto se debe, básicamente, a dos de sus rasgos: su empatía y su sentimiento de culpa. Se identifican y se funden tanto tantísimo con los dolores ajenos y se sienten tan responsables de lo que va mal, que van por la vida diciendo “me lo quedo” con cada desgracia como quien va de rebajas. Si encierras a un cuatro con un asesino en serie, a los dos días te estará cantando a pleno pulmón y en mandarín su mea culpa (amén de proporcionarte un croquis detallado de los lugares en los que degollaba a sus victimas). Se le habrán olvidado las cosas más básicas: su nombre, su dirección, su pasado, su perro, el pin de su móvil, la letra del baila el chiki chiki…

No te sorprendas si ocasionalmente no reciben alguna de tus llamadas, e-mails o mensajes. Junto con su dirección real, en cada uno de sus documentos, debería aparecer su autentica residencia: Bubbleland, un lugar fantástico lleno de proyectos, sueños y buenas intenciones, donde el presente no existe y todos sus habitantes se columpian indolentemente del pasado al futuro. Cuando un cuatro sale al mundo real (normalmente en breves escapadas para comprar el pan o pasear al perro) y camina por otros barrios, se apodera de él el síndrome “que verde era su valle y que mustio el mío” e instantáneamente siente nostalgia por volver a su adorado Bubbleland. En este lugar mágico, antesala de lo que va a ocurrir en un futuro no muy lejano, el se preparará mentalmente para cosas sencillitas como: arrasar en la próxima edición de OT, ganar el Pulitzer, conocer a su Nino Quincampoix particular al lado de un fotomatón (sí, Amélie era cuatro y mucho), diseñar un nexus 6 con el físico de Rodrigo Santoro/Jessica Alba o que algún científico loco le confirme, de una vez por todas, que puede volar al mas puro estilo Superman o los hermanos Petrelli.

Si después de todo esto, aún dudas sobre “arrimarte” a un cuatro o devolver el que ya tienes, don’t worry, porque el hecho de que permanezcan o no en tu vida, es algo que no puedes controlar. Cuando algo llega a su corazón, su lealtad y entrega hace que se aferren a el cual Gollum al anillo mágico y es difícil que lo dejen escapar. Además, nunca se sabe, puede que te salgan artistas… y son tan “tiennos”… 😉

Dedicado con cariño a los cuatros y a tod@s los que tengan un/a amig@ cuatro (especialmente a los míos). Espero que os arranque alguna sonrisa.

Kisses cuatriles***


Libros en televisión

Las comparaciones son odiosas, pero necesarias si se desea subrayar las diferencias. He aquí un repaso, de memoria, de los programas de libros en la televisión:

Entre el apergaminado espacio de Sánchez-Dragó, Negro sobre blanco, y el intento (fugaz, debido a los saltos en el día y la hora de emisión) del Estravagario, de Javier Rioyo –del que no logré ver ni un programa-, es evidente que Página 2¸ es un soplo de brisa fresca en la televisión.

Desde su rincón en la trinchera de La 2, Óscar López presenta un programa que parece necesitar apoyarse en los best-sellers (no digo ni que sean buenos ni malos, sólo que se venden mucho). Y en los rostros populares (para que nos hagan recomendaciones), y una sección de cine y literatura (para que: oh, sorpresa, parece que muchas películas antes fueran libros).

Como único programa de libros visible desde toda la Península (y parte del extranjero) es algo pobre. Pero menos da una piedra. Y si notáis que me quejo no es contra Página 2, sino por la falta de más propuestas.

.

.

¿Y en la esquina?

En Catalunya veo dos programas de libros y literatura.

L’hora del lector (de Emilio Manzano, en el Canal 33), que más que un programa de libros es un encuentro de unos amiguetes reunidos para hablar de libros. Por suerte para los espectadores, el programa tiene un blog donde suben las referencias de los libros comentados.

Más minoritario aún, es un programa de la televisión local de Girona.

La ciutat dels llibres (Xavier Camariu), un espacio semanal de media hora de charla con un autor, un editor o, simple y llanamente, con un lector.

De todos, mi favorito es uno que ya no existe. Se llamaba De llibres, se emitía en el Canal 33 (¿dónde sino?) y lo presentaban Vicenç Villatoro y Natza Ferrer. Era una tertulia literaria, por lo general con el autor, con público, y otras recomendaciones semanales. Era entretenido, útil, y divertido. Aunque no tanto como leer.

.

.

En el contenido extra de un DVD de la mini serie MADAME BOVARY (Tim Fywell; 2000) producida por la BBC, encontré publicidad de otra mini serie del canal británico. Una adaptación de la obra DAVID COPPERFIELD, de Charles Dickens.

Viendo el trailer, más por darle al botón que por interés, me topé con un jovencísimo Daniel Radcliffe (Harry Potter).

Daniel Radcliffe jovenzuelo

Aquí lo tenéis, joven, bien ataviado, y quizás algo cabezón, pero con sus recordados ojos azules. Interpreta al personaje de David Copperfield de niño.

Una curiosidad (otra) en el reparto de esta mini serie, es la presencia de la actriz Maggie Smith (años más tarde: la profesora McGonagall de Hogwarts). Os dejo una foto de los dos, junto a otro orondo actor.

Daniel Radcliffe Maggie Smith

Infierno

En la recopilación INFIERNO, del mangaka Yoshihiro Tatsumi, se reúnen diez historias tan sórdidas como humanas.

El ser humano con sus contradicciones, sus autoengaños, sus deseos, sus ambiciones y sus silencios y humillaciones, es inmortalizado por el genial trazo del maestro del Gekiga (genero del manga traducible por “drama ilustrado”, marcado por sus contenidos adultos, no sólo por el sexo, presente en toda las obras, sino por la crudeza con que se desarrollan las vidas de sus protagonistas).

Son historias de ambición y de culpa, de deseo e impotencia, dramas de amor y por amor. Historias duras, crudas, donde a los personajes no se les distorsiona la cara tras un chiste; donde el silencio dice más que los diálogos; y donde el nudo de la historia permanece en tú mente como algo palpitante. Algo humano, en definitiva.

Breves, concisas, a menudo sin contarlo todo, pero de las que se entiende, a veces, demasiado. El pasado pesa en sus protagonistas, el futuro es negro, y el presente hay que masticarlo y tragarlo, pues no haya nada más.


Infierno

INFIERNO, de Yoshihiro Tatsumi, es una novela de los Estudios Gekiga, editada entre nosotros por La Cúpula. (Algunas de las historietas fueron editadas anteriormente por El Víbora).

.

FICHA_________

  • Título: INFIERNO
  • Autor: Yoshihiro Tatsumi
  • Editado: La Cúpula
  • Volúmenes: 1
  • Precio: 7,50€

.

Infierno

Contiene:

  • Todo un hombre
  • El telescopio
  • ¡Qué bonito es el progreso!
  • La máscara de Noh
  • El travesti
  • Infierno
  • La caseta
  • Desinfección
  • Pueblo natal
  • La mujer de la nieve

.

Todo un hombre El Jefe de Personal de una gran empresa está a punto de jubilarse. Ya no es nadie en la empresa, pasa las horas hojeando revistas porno y suspirando por una joven secretaria. En casa, la arpía de su mujer echa cuentas sobre la futura pensión. Tras una visita al templo de Yasukuni, a los fallecidos durante la guerra, el hombre, superviviente, decide, aunque sea por una vez en la vida, vivir una aventura, comportarse como un hombre. Pero “tener una aventura no significa ir con cualquier mujer sino encontrar a la mujer”. Tras algunas intentonas con prostitutas y de dilapidar la pensión en apuestas se le presenta la gran oportunidad cuando la secretaria le propone una cita. Van a un motel los dos, cada uno con un fantasma a cuestas del que quieren deshacerse. Pero no pueden

El telescopio un mutilado de la guerra sin trabajo pasa muchas horas en un parque de atracciones. Allí ve el frenesí con que un hombre mayor contempla algo por un telescopio. Cuando se marcha, echa una moneda y ve a una muchacha desnuda. Al día siguiente, observando, ve que la chica no está sola, sino con aquél hombre mayor. La pareja no puede completar el acto, algo que impresiona profundamente al chico mutilado. Al día siguiente el hombre mayor le entrega una bolsa de monedas y le pide que los mire. Entonces, el voyeur se convierte en parte del juego.

¡Qué bonito es el progreso! Koïke es un joven que se gana un sueldo extra como donante en una clínica de reproducción, como donante de esperma. Un día ve a la muchacha a quién irá “su donación” y se enamora de ella. Por desgracia el laboratorio no está satisfecho y decide cambiar de donante, ofuscado, Koïke persigue a la chica…

La máscara de Noh Un maestro en el arte de la fabricación de máscaras, obliga a una mujer enamorada de él a mantener relaciones sexuales con desconocidos portando sus máscaras. Los resultados no le satisfacen, y decide hacer una máscara que refleje el rostro vivo de una mujer alcanzando el orgasmo. Cuando lo logra, ya no necesita a la mujer…

Travesti En una oficina, un chico parece no corresponder a una chica que está enamorado de él. Dicen los rumores que él vive con una prostituta. Así es, y va más allá, cuando su pareja sale a trabajar, él se viste con sus ropas y se maquilla. Un día, el chico, travestido, encuentra a la chica de su oficina, que resulta estar casada. Se hacen amigas, amantes, y aquella rocambolesca relación hace feliz a los cuatro.

Infierno La obra que da nombre a la recopilación es una durísima y macabra historia que arranca el 6 de agosto de 1945 (lanzamiento de la bomba atómica sobre Hiroshima) cuando un fotógrafo de guerra camina entre los escombros y los cadáveres calcinados (memorable las viñetas del autocar). El impacto de la bomba fue tal, que el resplandor impresionó en las paredes las sombras de las personas que un segundo antes aún estaban vivos. Una de las sombras muestra una madre recibiendo un masaje de su hijo, justo cuando la terrible explosión arrasó con todos…

La caseta Una prostituta mantiene a un joven escritor cuyas obras no se venden. Incapaz de superar la muerte de su perro, cuida y mantiene a su amado como si fuera aquél hasta que el escritor la abandona para espabilarse por su cuenta, algo que les destroza a los dos…

Desinfección, un joven que se encarga de la desinfección de teléfonos vive en el mismo edificio que unas prostitutas. Y está enamorado de una de ellas. Su obsesión crece hasta el punto de oír sonar teléfonos. Un día decide contratar los servicios de una prostituta, pero quizás no es sexo lo que busca…

El pueblo natal, la más truculenta de las historias de la recopilación muestra a un alto directivo de la gran ciudad que, en su gran piso, se ha hecho construir una realista maqueta de su pueblo natal. Parece sufrir un tierno ataque de nostalgia, pero una chica, nacida también en aquel pueblo, acude a rescatarle de un atroz crimen ocurrido en el pueblo y del cual el directivo parece no poder escapar.

La mujer de la nieve, mi favorita, muestra a un inocente vecino de un bloque ruinoso que una noche recibe la visita de la mujer de la nieve. Un fantasma que le inicia en el sexo, y que vuelve noche tras noche a por más, hasta que la salud del chico se resiente. ¿Existen los fantasmas? ¿O es todo una increíble artimaña para…? Una maravilla de cuento.

Historias de trenes

transiberiano

El Transiberiano (o cómo recorrer 9.000 kilómetros)

HISTORIAS DE TRENES es una pequeña serie de 8 episodios (treinta minutos) acerca de 8 grandes líneas ferroviarias del mundo:

  • Tren Patagónico (Argentina)
  • El Chepe (Méjico)
  • La línea Lima-Huancayo (en los Andes)
  • El transiberiano (Rusia)
  • El Lusitania exprés (Madrid-Lisboa)
  • Indian-Pacific (Australia)
  • El Blue Train (Sur África)
  • El AVE –Alta Velocidad-

indian-pacific

Logo del Indian Pacific (Australia)

El viaje en tren es una excusa (tan buena como otra) para acercarnos ciudades, estaciones, algo de historia ferroviaria, y destellos culturales del país y sus gentes.

blue_train

El Blue Train (Sur África) -viva la originalidad del nombre-

Para viajeros, y para fans de los trenes, HISTORIAS DE TRENES es una de esas raras propuestas televisivas a las que conviene echarle el ojo.

lusitania-express-interior

El vagón restaurante del Lusitania exprés (mmm)

Se emite en la La2 de Televisión española (el día y la hora varia tanto que no me atrevo a dar más datos). De la misma manera que los trenes de cercanías de Renfe cumplen mal sus horarios, un programa de televisión patrocinado por Renfe se emite sin ninguna rutina horaria.

.