Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Turista con vista’ Category

De visita al CAIXAFORUM III

El edifico en sí es ya un obra de arte.

Con mi visita fugaz lo poco que percibí es que el edificio es mucho más grande que lo que expone en su interior. Quizás sea norma de museos y exposiciones no saturar al espectador y dejar altos y anchos huecos vacíos. Pero al precio que está el metro cuadrado en la city parece desaprovechar.

 

Uno entra bajando, lo que ya de entrada choca. El Louvre y su entrada bajo la pirámide de cristal seguro que ha influido. Dos enormes estatuas de medio cuerpo y de bronce te hacen sentir insignificante camino a una descomunal puerta giratoria (que gira sola) para dejarte en un vestíbulo donde todo está lejos. De no ser por los grupos de turistas vaciados en carretillas alrededor de un guía, la sensación de pequeñez volvería a asaltarte.

 

Exposiciones hacia arriba y hacia la derecha. A la izquierda por un pasillo ancho como mi garaje, las consignas (más luminosas y limpias que las de una estación) y los lavabos.

Hablemos de los lavabos.

La puerta es una mole plateada que parece sacada de una sala de forenses. Frío, silencioso, metálico y oxigenado. Los baños son sombríos y fríos. En mi humilde experiencia como usuario de baños les daría un 6,5 sobre 10 (entiéndase que el lavabo 10 no existe).

 

Para subir, uno dispone de escaleras mecánicas –silenciosas-. Arriba, grandes salas, altas y blancas. Da igual que la exposición sea de dibujos de palmo o de fotografías de 3 metros cuadrados. En la pared de entrada, una breve introducción-reseña. Me acerqué curioso para descubrir si las letras estaban pintadas, pegadas o era una lona o póster. Creo que pintadas, aunque Raquel opinó que estaban pegadas. Lo que nos llevó a una discusión acerca del pobre señor que tenía que pegar letra a letra el texto.

Uno puede acceder a un patio-pasillo superior, por el cual accede a tres salas menores (menor entiéndase gigante). Esa zona es la más bonita del edificio. Un ascensor o una escalera (de toda la vida) permite acceder a la sala 5, la micro-sala (del tamaño de mi casa –y mi casa es grande-).

 

Pese al tamaño del edificio, uno no se pierde, y en caso de suceder debe dirigir su mirada hacia el techo, pues justo donde termina la pared hay un micro cartel-flecha indicador (para no estorbar la obra). En todas las salas hay una obra repetida, se titula “Extintor” (¬¬ sorry, tenia que hacer este chiste). También hay esparcidas unas extrañas sillas, casi taburetes, en algunas esquinas sin que llegase a entender la finalidad de las mismas.

 

El CAIXAFORUM es gratis ^.^ y está delante de las fuentes de Montjuïc, donde confluyen la Avenida Rius i Taulet con la Avenida Marques de Comillas (este chiste es tan fácil…). Cerca de parada Plaza España, del Metro.

 

 

 

Anuncios

Read Full Post »

 

En el CAIXAFORUM, una de las exposiciones estrella (Todas son “estrella”, porque pertenece a “La Obra Social” de “la Caixa”. ¿Y el símbolo de “la Caixa”, es? La estrella ;D) era una titulada LA PASIÓN POR EL DIBUJO, de Poussin a Cézanne

http://www.fundacio1.lacaixa.es/SGI/Actividad.jsp?idActividad=15486&idTemaGen=-1&idTemaPro=-1&idCentro=918213&idTipoCentro=-1&idPerfil=&idTipoAct=36&idIdioma=1

exppo_Caixaforum

Encontramos entre las obras algunos dibujos de Charles Baudelaire y Victor Hugo (Las flores del Mal, y Los miserables, por poner dos de las obras –literarias- por las que son conocidos estos dos… artistas).

De entrada, uno se pregunta si los dibujos de Baudelaire y Hugo están ahí por que los hicieron en la época que abraza la exposición, si tenían una faceta pintora que –reconozco- que desconocía, o porque son “famosos” y se han encontrado dibujos suyos.

 

 

Hace poco se subastaron unas acuarelas supuestamente del tío Adolph por unos precios desorbitados. Del talento pintor del Fürher siempre se ha dicho que era malo (de joven lo rechazaron en la escuela de Bellas Artes).

De la misma manera que uno “intuye” que el precio de estas obras tiene que ver más con el autor que con la calidad; siempre he pensado si las críticas tan negativas que sus biógrafos hacen de su obra pictórica no pudo estar influida por la animadversión –lógica-, del personaje.

 

Los vasos comunicantes entre obra y artista es un tema complejo.

 

 

 

Y luego tenemos la manía de etiquetar. Víctor Hugo es escritor. Así lo pone en los libros de textos (“así me lo aprendí yo”), pero cuando aparecen dibujos suyos en una exposición, entre los de David o Cézanne, uno se plantea hasta que punto las etiquetas que nos sirven para ubicar, también nos limitan la visión de un artista.

Salvador Dalí era pintor. Pero también era un escritor prolífico, y un diseñador de joyas, y…

 

Parece obvio atribuirle la etiqueta por la faceta creativa que más fama y reconocimiento le dio, pero conviene SIEMPRE levantar la etiqueta y ver lo que hay debajo…

 

 

Y el día menos pensado, me pongo yo mismo a hacer garabatos.

Read Full Post »

De visita al CAIXAFORUM I

Estuve en el CAIXAFORUM de Barcelona, enorme edificio dedicado a exposiciones varias. El objetivo era Colors en serie, pero la brevedad y simplicidad de la exposición (no es otra cosa que los episodios visto en el programa homónimo de le tele) nos llevo, a Raquelín y a este que escribe, a dar un garbeo por otras salas.

La que más cavilaciones nos produjo se titulaba: The Happy Family.

http://www.fundacio1.lacaixa.es/SGI/Actividad.jsp?idActividad=17450&idTemaGen=-1&idTemaPro=-1&idCentro=918213&idTipoCentro=-1&idPerfil=&idTipoAct=36&idIdioma=1

Ubicada en sala 5 (el último piso).

La obra es un cubo de cristal en medio de la sala, con cuatro figuras en su interior. Un león (de cabellera rosa), un guerrero africano (con lanza y escudo), un explorador barbudo, y, a los pies de ellos, una rata en un escritorio, enfrascada en la confección de alguna exultante narración.

Las figuras tenían la estética de los cómics de Tintín (menos la rata); y parecían sacados de Tintín en el Congo. Y físicamente no se alejaban demasiado de esas reproducciones a tamaño natural del reporteo belga que uno puede encontrar en un tienda de merchandaising del mundo del cómic.

En el viaje de vuelta, en un tren asardinado, pensé en una reflexión sobre el arte surgida en el programa de debate Millenium (sábados, 23:00 canal33). La charla en aquella ocasión era acerca de la ópera en el mundo actual. Uno de los invitados era el tenor José Cura (aprovechando que el buen hombre estaba representando Andrea Chénier en el Liceu de Barcelona).

Cura –buscando un paralelismo con la pintura- dijo: “Uno ve un cuadro de Van Gogh y puede pensar que lo ha hecho su sobrino. Al fin y al cabo, sólo son colores echados… ¡pues ves y échalos tú!”

Si el objetivo de esa obra era provocar cavilaciones, en mí lo ha logrado. Al menos, las mínimas para llevarme a escribir esto, y hacer algunos chistecillos.

Read Full Post »